Radiofrecuencia Facial

La radiofrecuencia facial consiste en aplicar calor sobre la piel a través de energía electromagnética, creándose una resistencia en el interior de los tejidos en forma de aumento de la temperatura. Debido a este calor se activan los precursores del colágeno, es decir se estimula la creación de nuevas fibras de colágeno, responsables de la firmeza y la elasticidad de la piel.

¿Para quienes está recomendada?

Recomendada para mujeres y hombres como tratamiento antienvejecimiento, prevención y reducción de arrugas. Otorga además tonicidad y oxigenación a la piel, convirtiéndose en un tratamiento seguro e indoloro y con un alto contenido de evidencia científica y clínica en sus resultados como tratamiento de lifting facial sin cirugía.