Beneficios

Los beneficios de la crioterapia se pueden agrupar en tres diferentes áreas y todas fuertemente interrelacionadas:

Salud y Bienestar

La crioterapia es un proceso natural que permite reducir el uso de fármacos asociado al tratamiento de muchas dolencias y con ello minimizar los efectos secundarios provocados por los mismos.

No obstante, es preciso recordar que no se puede generalizar en cuestiones de salud y que cada persona responde a los tratamientos de forma diferente.



Deporte

En el ámbito deportivo el uso de la crioterapia se desarrolla en torno a tres ejes principales:

El flujo sanguíneo a los músculos y su oxigenación se ven favorecidos. El número de pulsaciones disminuye y la resistencia aeróbica mejora. La capacidad anti-inflamatoria y la aceleración de los procesos regenerativos que proporciona la crioterapia permite una recuperación mucho más rápida de las lesiones, pudiéndose reducir el tiempo de inactividad de forma notable.

En resumen, entre los grandes beneficios que proporciona la crioterapia en el ámbito del deporte podrían destacarse los siguientes:


Estética

El uso frecuente de la crioterapia proporciona un gran complemento en terapias de belleza y bienestar. Su efecto relajante y regenerativo otorga un efecto rejuvenecedor y de notable mejoría en la apariencia física de las personas.

La crioterapia es también un excelente tratamiento contra la celulitis y contra el exceso de peso. El aumento del metabolismo producto de la baja temperatura, genera que el organismo comience a obtener energía de los depósitos de grasa y dejar de quemar azucares simples.  Este proceso fisiológico favorece la quema de grasas y calorías en forma muy rápida. Es por tanto el complemento  perfecto para dietas, masajes y otros tipos de tratamientos estético-terapéuticos, posibilitando que los resultados se alcancen de forma más rápida y duradera.

La piel es el órgano que se ve expuesto directamente a las bajas temperaturas por lo que sus vasos sanguíneos, así como los de la grasa subcutánea, se contraen rápidamente. Tras el tratamientos se dilatan favoreciendo la circulación de oxígeno, enzimas y nutrientes, así como la eliminación de toxinas. Como consecuencia, la piel mejora su aspecto, quedando más tersa, firme y suave.